Foro de la Saga Total War en español desde 2007


SÍGUENOS EN LAS REDES:






JUEGOS TOTAL WAR:









The Italian Wars - Ultimate (Battle Beta)

Lun 14 Nov 2016 - 16:30 por Miguel80tp

The Italian Wars - Ultimate (Battle Beta)



Lanzada la beta del futuro Italian Wars - Ultimate. Se han añadido varias facciones nuevas, junto con una revisión completa de todas las estadísticas de las unidades. También se han agregado nuevos sonidos y música que proporcionan una sensación completamente nueva y un ambiente renacentista.

Más información // Fuente original



LO MEJOR DE #TOTALWAR EN YOUTUBE:







TOTAL WAR FAN SITE SINCE 2007

© SEGA. THE CREATIVE ASSEMBLY AND THE TOTAL WAR LOGO ARE TRADEMARKS OR REGISTERED TRADEMARKS OF THE CREATIVE ASSEMBLY LIMITED.

SEGA AND THE SEGA LOGO ARE EITHER REGISTERED TRADEMARKS OR REGISTERED TRADEMARKS OF SEGA CORPORATION.

ALL RIGHTS RESERVED.

ALL OTHER TRADEMARKS ARE THE PROPERTY OF THEIR RESPECTIVE OWNERS.



¡ Santiago y cierra !

Comparte
avatar
SirMetrac
Liberto
Liberto

Nombre : Aerys el Loco
Ubicación : Desembarco del Rey
Edad : 27
Fecha de inscripción : 07/12/2011
Cantidad de envíos : 291
Reputación : 18

Re: ¡ Santiago y cierra !

Mensaje por SirMetrac el Jue 8 Dic 2011 - 16:52

Uno de los mejores relatos que e oído en mi vida. Me encanta la historia espero que sigas porque tiene mucho futuro.
avatar
morgennes
Liberto
Liberto

Ubicación : En un pueblecito de Alicante
Edad : 21
Fecha de inscripción : 15/09/2010
Cantidad de envíos : 213
Reputación : 21

Re: ¡ Santiago y cierra !

Mensaje por morgennes el Jue 8 Dic 2011 - 17:39

Vaya con Domingo, si que es Conbativo si, muy bueno el capitulo como ya es costumbre, grandisimamente narrado y explicado, y un puntazo eso de que aparezcan enemigos pasados de Domingo, por supuesto +rep


_________________________________________________________
Seas quien seas, seas de donde seas, hayas tenido el dia que hayas tenido, sonríe porque nada es mas bonito que la sonrisa ni despeja más las malas nubes que ver las cosas por el lado bueno.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

jp_b46
Bárbaro
Bárbaro

Ubicación : Argentina
Edad : 24
Fecha de inscripción : 08/10/2011
Cantidad de envíos : 33
Reputación : 18

Re: ¡ Santiago y cierra !

Mensaje por jp_b46 el Jue 8 Dic 2011 - 18:16

me gusta como fuiste armando la trama, me engancho, aunque es largo se mantiene siempre interesante y te dan ganas de saber como sige, me parece que eso es lo mas importante en este tipo de historias, que el lector cuando llega a la ultima parte que escribiste quiera saber como sigue, eso me gustaria lograr en la mia, es que es la primera vez que escribo algo planeado para ser largo(bueno, hubo otra pero hize 2 capitulos nomas y lo deje)Segui asi, espero que esto de para largo
avatar
DWarrior
Usuario Reconocido
Usuario Reconocido

Nombre : David
Ubicación : En Mexico y mas alla....
Edad : 28
Fecha de inscripción : 12/09/2008
Cantidad de envíos : 5263
Reputación : 422

Re: ¡ Santiago y cierra !

Mensaje por DWarrior el Vie 9 Dic 2011 - 10:31

Gran capitulo, ¿Qué más se puede decir que no hayan dicho estos tres que me preceden? Me encanta la historia que vas creando. cheers


_________________________________________________________
En la guerra cualquier bando puede salir victorioso, mas no han ganado, pues todos han perdido.
avatar
ILG Príncipe 3
Auxiliar
Auxiliar

Nombre : Fran
Ubicación : Málaga
Edad : 28
Fecha de inscripción : 12/10/2011
Cantidad de envíos : 337
Reputación : 196

El trovador responde...

Mensaje por ILG Príncipe 3 el Mar 13 Dic 2011 - 21:29







  • SirMetrac


Gracias SirMetrac, me halagan enormemente tus palabras, todo un detalle.

Procuraré entonces serte fiel y obsequiarte con un relato bien finalizado.
Wink


  • morgennes


Gracias por todo morgennes, por tu constancia y por tus continuas valoraciones; me aportan muchísima fuerza para continuar y aprecio muchísimo tus comentarios.

Parece ser que el amigo Domingo es un busca broncas... pero parece ser que alguien le está poniendo los puntos sobre la íes... ya veremos a ver quién ha cometido tan loable proeza.




  • jp_b46


Todo lo que consigo en materia de tramas, se basa en un extenso trabajo previo para armar el AAR. Es como planificar una campaña militar para el mismo juego es decir, sabes lo que quieres hacer y como deberías más o menos realizarlos, y elaboras un guión mental de como llevar a cabo tus propósitos de conquista, pues yo me baso en ese simple sistema, elaboro mi táctica, mi proyecto con anterioridad y las sorpresas que me voy encontrando por el camino son las sub tramas, que intento que se compenetren con la principal.

Espero que sigas adelante con tu relato, pues me parece bastante interesante y no me gustaría que me aportases tu narrativa para mi tiempo destinado a la lectura en el foro. Y no tengo ni que decirte que, si necesitas algún consejo o símplemente charlar sobre relatos puedes contactar conmigo en cualquier momento a través de mensajería privada, siempre estoy predispuesto a ayudar a los demás dentro de mis escasos conocimientos.



  • DWarrior


Eternamente agradecido DWarrior, ya sabes que se hace lo que se puede.

Me tienes dislocado con tu relato corto, estoy deseoso de que escribas más y poder disfrutar de tu narrativa, yo tambien necesito leer no sólo escribir.
Twisted Evil

avatar
ILG Príncipe 3
Auxiliar
Auxiliar

Nombre : Fran
Ubicación : Málaga
Edad : 28
Fecha de inscripción : 12/10/2011
Cantidad de envíos : 337
Reputación : 196

Capítulo IX. Los cimientos del fracaso.

Mensaje por ILG Príncipe 3 el Mar 13 Dic 2011 - 21:29

- Los cimientos del fracaso. Parte I.

Valencia. 2 de Enero de 1.096 d.C.

Hace un año que mi señora partío rumbo a Toledo. Hace un año que no cumplo con mi deber... y es que sólo hay tres factores en éste mundo que pueden detener a un hombre para con sus propósitos: el dinero, la muerte y el amor.

Dinero nunca me faltó, pues mi soberano es para con mis tareas bien agradecido, yo le sirvo con mi máximo celo en sus propósitos y el me mantiene falto de necesidades allá por donde yo vaya... pero el precio de mi precio es entregar toda una vida a la corona.

La muerte aún guarda sus sombriós propósitos camuflados entre las estrellas de los cielos nocturnos al realizar cualquier empresa. Yo le respeto, y no me excedo en mis límites al obrar, ella me respeta, pues solo la reclamo en los momentos en que verdaderamente la he de necesitar. Cuidamos mutuamente uno del otro, hasta el día en que no la sirva.

¿Amor?, no sé si lo conozco o es el demonio el que se camufla debajo de ésta sensación. Nunca en la vida me ví sometido a una embriagadez de tan desproporcionadas dimensiones. Pero la realidad es que hace tiempo que debí de partir en busca de mi rey para la "buena nueva", aún sin la certeza de poder ser escuchado a ciencia cierta.

En mi interior sólo oigo un reclamo demasiado salvaje para ser la voz de Dios, solo retumba en las cavidades de mi alma un nombre: Rashida.




Quedamos en cenar en las cocinas extramuros de la torre del homenaje del señor de Valencia: Rodrigo Diazs de Vivar. Toqué el enorme portón de madera y abriste, me recibiste con una sonrisa. Vestida con una túnica ajustada y cernida, que marcaba tus pechos y resaltaba tu trasero, me diste un gran beso, nuestras lenguas se fundieron en una sola, mordisqueaste mis labios.

"Menudo recibimiento" - te digo.

Cada noche nos dirigimos en el máximo silencio atu alcoba, charlamos largo y tendido, nos besamos, mis manos van a tu cintura y empiezan a recorrer tu cuerpo, te hago cosquillas, me dices al oído lo mucho que tu ardiente corazón me desea y la pasión alcanza su cota más alta cuando intercambiamos miradas cómplices que irradian sensualidad.

Un pequeño atril hace las veces de mesita, mantel blanco, vajilla de de buena calidad, vino de los mejores viñedos de Rodrigo, un candelabro de aceite para dar un ambiente romántico, la comparsa de los laudes de la plaza entrando agónicamente por la pequeña ventana de la estancia otorgando música melódica de fondo...la cena es exquisita, una pequeña pieza de venado bien tierna y guisada regada por la ambrosía de tan dulce licor.

Terminamos de cenar retiramos la mesita, recogemos todo menos el vino, te saco a bailar, es una canción suave, tranquila, bailamos muy juntos y pegados desestimando cualquier protocolo, mis manos se meten por debajo de tu larga túnica, me arrollido ante tí y te masajeo delicadamente tu terso y respingón trasero. Seguidamente me vuelvo a levantar y me aprieto contra ti, sé que puedes notar cada noche como mi físico te desea por debajo de la cintura, vuelvo a caer deseoso al piso, miro tu dulce cara y deslizo mi mano por debajo de tu ropa interior, suspiras y me dices que la humedad del mar en comparación a tu estado actual es como la brisa arrasadora de un desierto en llamas, enloqueces.

Nos sentamos en el borde del camastro de la habitación, te sientas muy pegada a mí, coges el cordón de tu túnica cerñida y lo introduces dentro de tu boca, juegas con él recorriendo con tus labios cada fino hilo elaborado salibándolo desde su principio hasta su fin. Descubres tus hombros y dejas que el frío levantino agite tu cabello y navegue por cada poro de tu cuerpo, hacíendo rugor en tu piel, haciéndome ver que necesitas una nueva oleada de calor enseñándome uno de tus turgentes pechos morenos cohibido por el frío. Tus glándulas mamarias se erizan, tu túnica cae como una pesada armadura de metal al suelo.

Sueles quitarme la ropa y acto seguido, insconscientemente, riego mis manos con el vino no para bendecir tan sabroso líquido sino, para pervertirlo usándolo de bálsamo pasional para acariciar tu cuello, bajo hasta por encima de tus pechos, trazo dibujos en el sinuoso valle de tus pretuberancias, paso mi lengua absorbiendo el tan hipnótico licor, tu piel se eriza de nuevo, gimes... sientes en tí sensaciones únicas.

Quiero que yo también sienta esas sensaciones y me enbadurnas de vino, lo viertes por detrás de mi oreja, gotea por mi cuello, mi hombro, mi pecho, vas siguiendo el recorrido con tu lengua, mi piel te acompaña erizada, emites un pequeño gemido.

Enloquezco y miro tus ojos con ardiente deseo, bajas tu bella cara de mi pecho al ombligo,terminas de desnudarme y como un resorte escapa de su prisión mi hombre más físico.Bebes un sorbo de la pequeña cantidad de licor que aún nos adereza tan plácida escena y abres tus labios clamando el deseo de poseerme, tu lengua está caliente, calientas el vino.

Te posas encima del pequeño atril con tus piernas encima de mis hombros, te embisto una y otra vez, bajas las piernas y te incorporas un poco abrazándote a mí, yo te levanto y te conquisto en el centro del camastro volviendome a mover como un batallón ed soldados que cargan y repliegan constantemente en el fragor de la batalla, tus piernas rodean mi cintura,. Me deseas, y me incitas a que mis movimientos sean más contundentes aún de lo que han podido ser... me paro, protestas, te poseen tales sensaciones que pareces ser inducida por otra persona completamente distinta.

Movimientos dulces y placenteros vuelven de nuevo a hacerse patentes entre una lluvia de sudor que nos empapa hasta la vista, te acaricio la espalda siguiendo la línea de tu columna vertebral, la intensidad sube, nos agarra como la muerte en el día de nuestro juicio final supuramos el clímax y nos fundimos en el camastro, en el empredrado de la sala, la alcoba, tu y yo somos un solo ente... y todo termina con una leve exalación de vaho perturbador.

"Te quiero, Rashida" - cada noche... en el más extenso abrazo.





- Los cimientos del fracaso. Parte II.

Playa de santa Croix, Marseille. 19 de Marzo de 1.096 d.C.

Luis Domingues recorría la playa de una cala desconocida desconocida con el sol quemándole los ojos.

El clima era completamente distinto al que había soportado horas atrás, cuando una de esas violentas tormentas mediterráneas destruyó el decrepito navío en el que navegaba junto con otras trescientas marineros genoveses más.¿Él había sido el único sobreviviente? Le mortificaba terriblemente ese pensamiento. Pero a pesar de todo, el día era apacible y de no ser por las desgraciadas circunstancias que le habían llevado hasta esa pequeña porción de arena en el medio de aquél caladero, podría decirse que se hallaba en el lugar más hermoso de la Tierra.

Luis no había sufrido heridas de consideración, pero se encontraba exhausto luego de haber luchado durante horas con esas olas indómitas, peleando para sobrevivir. Por esos sus pasos en la arena eran torpes y lentos, mientras la respiración aún seguía agitada.
De pronto, él vio una silueta humana situada a unos metros de allí, y aunque tardó en llegar hasta él, rápidamente lo reconoció. Parecía ser uno de los arqueros musulmanes del barco que naufragó.
Esa persona se encontraba arrodillada sobre la caliente arena, con sus manos entrelazadas y su frente casi tocando el suelo. Esa persona se hallaba orando y parecía estar en medio de un trance místico.

El embajador castellano, Domingues; se acercó lo más rápido que pudo al él, contento ante la presencia de ese otro sobreviviente.

"¿Cómo estáis?, ¿os encuentras bien?" - le preguntó, pero el que se encontraba rezando lo ignoró completamente. Solo cuando terminó su extensa y emotiva plegaria, levantó sus ojos y le dirigió la palabra.

"Discúlpadme. Mi nombre es Abdullah. Si, estoy bien dentro de todo. Salvo claro, los litros de agua salada que tragué."

"Si, se de lo que hablais... pero la verdad es que hemos tenido una suerte increíble al salvarnos de ese desastre."

"¿Suerte?, ¡no!, ¡fue el poder de Alá quien nos salvó! Nunca dejeis de recordar lo os acabo de decir." -Dijo Abdullah antes de sentarse lastimosamente en el suelo.

Luis Domingues se sentó a su lado y ambos se quedaron contemplando el vasto mar azul, como quien mira detenidamente a algo que aún no logra entender. Las miradas se perdían en el horizonte, mientras la esperanza y la desesperación, se confundían en un ansioso sentimiento que los llevaba a imaginar decenas de siluetas de barcos navegando a la distancia.

"Decidme, ¿cómo podeis creer que vuestro Dios nos salvó?... si nada escapa de Él y todo es obra de Él, ¿Por qué produjo esa espantosa tormenta que ocasionó el naufragio y con ello la muerte de todas esas pobres personas?" –reflexionó Luis.

"Alá tiene misteriosas formas de obrar. Lo que nos importa a nosotros, es que gracias a su inmensa misericordia, fuimos salvados de una muerte terrible, ya que seguramente Él, en su gran y profunda sabiduría, nos prefirió vivos. Quizás nos tenga preparado para nosotros alguna misión que realizar en su nombre.

"Me parece que me tocó ser naufrago junto a la persona más infiel que pisa nuestra viña... - meditó en silencio Domingues.
"Si tanto creeis en Alá, decidle que venga rápido a rescatarnos antes de que estemos muertos de hambre."

"Y a mi me parece que Alá está probando mi fe dejándome en una cala desierta junto al ateo más blasfemo conocido."

Se miraron disgustados y se pusieron súbitamente de pié. Luego de murmurarse algún insulto, se dieron la espalda y se dirigieron a explorar el lugar, en busca de agua dulce y algo para comer, entre medio de los pinares que abundaban en un areducida parcela de la cala.
No habían dado más de una docena de pasos cuando algo les llamó poderosamente la atención. Primero se quedaron estáticos, sorprendidos, al ver como rápidamente las aguas del mar se retiraban de la playa, mostrando kilómetros de costas que por primera vez quedaban expuestas al sol. Pero unos segundos después, al entender la magnitud de lo que estaba a punto de suceder, ambos se sintieron absolutamente aterrados aunque cada uno de ellos actuó ante esa situación de acuerdo a su forma de ser.

Abdullah se dejó caer pesadamente de rodillas en la arena y comenzó a orar en voz alta, mientras elevaba sus piadosos ojos al cielo mientras, el embajador castellano corrió desesperadamente hacia su compañero con una pesada roca entre las manos y golpeó con la mayor intensidad que pudo la cabeza del devoto musulmán repetidamente, una y otra vez descargó su ira contra el cuerpo ensangrentado de aquel infiel con la necesidad de poder hacerle callar de una vez por todas.

"Esto es obra del único y verdadero Dios, no permitiré que la plaga de asquerosos musulmanes os codeeis por nuestro estado terrenal ni por asomo."

Instantes despues las inmensas olas fulminaron el cuerpo de Luis Domingues, arrastrándolo hacia la playa más cercana, ésta vez, de lo que parecía ser, una extensión continental.
Totalmente mareado, consiguiño recobrar su aliento y expulsar a la cálida arena que se agolpaba frente a su cabeza toscos rios biliales de sal marina.
El viento golpeaba drásticamente al resto de elementos, todo parecía humedo y frío a su alrededor, parecía silabear oraciones incongruentes hacia él, tal vez por el efecto de tan tremendo acontecimiento agitado...

"Nous pourrions avoir à quitter notre village ... Je ne voudrais pas une répétition de cet événement et laissez nos voisins morts."

"Nous collectons tous nos outils de pêche, fils, sinon ... qui vivent dans l'intervalle ... je l'espère, regardez ici, il semble que quelqu'un ... Phillipe vous êtes plus rapide, court vite vers lui, courir, peut avoir souffert du fléau de cette vague énorme."

"Hé, vous!, Etes-vous d'accord?, Etes-vous d'accord?"

Luis Domingues agarró del cuello de la estrepitosa y porcina túnica al pequeño.

"Écoutez gicler très petit, dis-moi où je suis, me prendre à ton maître et me donner quelque chose à manger ... ou bien, vous vous sentirez la colère du roi de Castille, Alfonso."



Última edición por ILG Príncipe 3 el Miér 14 Dic 2011 - 9:21, editado 1 vez
avatar
DWarrior
Usuario Reconocido
Usuario Reconocido

Nombre : David
Ubicación : En Mexico y mas alla....
Edad : 28
Fecha de inscripción : 12/09/2008
Cantidad de envíos : 5263
Reputación : 422

Re: ¡ Santiago y cierra !

Mensaje por DWarrior el Miér 14 Dic 2011 - 8:27

Realmente no entendí por que mato al musulmán. Confundido


_________________________________________________________
En la guerra cualquier bando puede salir victorioso, mas no han ganado, pues todos han perdido.
avatar
grumil
Bárbaro
Bárbaro

Ubicación : Madrid
Edad : 45
Fecha de inscripción : 19/06/2012
Cantidad de envíos : 49
Reputación : 34

Re: ¡ Santiago y cierra !

Mensaje por grumil el Lun 16 Jul 2012 - 13:55

DWarrior escribió:Realmente no entendí por que mato al musulmán. Confundido

¿Porqué cuando el musulmán le dijo que Alá quizá les había salvado porque les tenía encomendada una misión, entendió que la misión era que ese musulmán serviría, de alguna forma, como avanzada de una jihad para conquistar el territorio en el que habían naufragado?

ya se que es una explicación un poco rara, pero no se me ocurre otra cosa.

La historia es espectacular, como ahora tengo poco tiempo voy a concentrarme en leer el relato.

+ rep
avatar
ILG Príncipe 3
Auxiliar
Auxiliar

Nombre : Fran
Ubicación : Málaga
Edad : 28
Fecha de inscripción : 12/10/2011
Cantidad de envíos : 337
Reputación : 196

Re: ¡ Santiago y cierra !

Mensaje por ILG Príncipe 3 el Jue 19 Jul 2012 - 21:58






  • grumil



grumil escribió:
DWarrior escribió:Realmente no entendí por que mato al musulmán. Confundido

¿Porqué cuando el musulmán le dijo que Alá quizá les había salvado porque les tenía encomendada una misión, entendió que la misión era que ese musulmán serviría, de alguna forma, como avanzada de una jihad para conquistar el territorio en el que habían naufragado?

ya se que es una explicación un poco rara, pero no se me ocurre otra cosa.

Curioso el mensaje que deduces del texto pero, en realidad, se esconde un mensaje más sencillo.

grumil escribió:La historia es espectacular, como ahora tengo poco tiempo voy a concentrarme en leer el relato.

Te agradezco el interés, es especialmente importante para mí, como escritor, que valores de manera positiva el relato.

Gracias.

Contenido patrocinado

Re: ¡ Santiago y cierra !

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 27 Mayo 2017 - 23:22